[Gijón F.F. 3-2 C.D. Monte] Montaña rusa de emociones

4 Abril, 2017 a las 20:24 Femenino

El Gijón Femenino se impone al Monte en el último minuto del descuento y prácticamente deja cerrada su permanencia en la segunda división del fútbol femenino nacional.

El Gol de Tifi

Panorámica del gol de la victoria | Fotos originales de Menchu Vigil

Se preveía un partido tenso y así fue. Llegaban las locales al encuentro con una renta de tres puntos sobre el descenso y con la oportunidad de dar un golpe de efecto en la clasificación imponiéndose al Monte. El equipo del barrio santanderino del mismo nombre atesora una plantilla con tanto talento como juventud. Ha ido de menos a mas esta temporada, pagando ahora en la clasificación un inicio de temporada no demasiado positivo en cuanto a resultados.

Gijón F.F. 3 – 2 Monte

Gijón F.F.: Vanesa De Pedro, Maribel, Ana Simón, Tifi, Raquel (Lydia Vela 64′), Aida, Carla (Laura 78′), Gema, Trevi, Marina, Zara (Paula 86′)

Monte: Gema Herranz (Claudia 46′), Moni, Lara, Paula, Saza, Pili, Jime, Ali (Eva 46′), Menchu, Mar, Laura (Cristina 46′)

Goles:
1-0 Gema 37′
2-0 Aida 44′
2-1 Paula 51′
2-2 Paula 80′ (P)
3-2 Tifi 94′

Árbitro: Bermejo Ferrero. Amonestó a Tifi, Diego (delegado) y expulsó por doble amonestación al técnico local, Luengo. Amonestó a Mónica y Saza por el C.D. Monte, y al técnico visitante Manuel Gestera.

Incidencias: Unos 100 espectadores en el campo número 2 de Roces, con nutrida presencia de seguidor@s cántabr@s.

Desde luego ese ímpetu juvenil lo dejaron ver las jugadoras del Monte en los primeros compases del encuentro, donde achucharon a las gijonesas hasta el punto de forzar a Vanesa De Pedro a realizar tres intervenciones de mérito. Salían poco las locales, pero cuando lo hacían conseguían generar peligro, por lo que el partido resultaba entretenido más allá de la emoción por lo decisivo del mismo, palpable entre el público que poblaba la grada del Campo Federativo Nº 2 de Roces.

Sin embargo, el partido se iba a romper de la manera más inesperada. En una jugada de saque de banda sin aparente relevancia, Moni, la número 3 del monte, se dirige al árbitro en unos términos que este entiende como inapropiados, por lo que aplica la nueva normativa por la que las protestas se sancionan con libre indirecto en el lugar de la infracción. Toque en corto para Gema y zambombazo a puerta ante el que nada puede hacer la otra Gema, portera visitante, que no tiene más remedio que recoger el balón del fondo de su marco.

Y cuando todo el mundo daba por bueno el uno a cero para irnos al descanso, una internada por la banda izquierda de la defensa cántabra finaliza en un centro raso al que Aida responde con sutil toque de exterior al palo largo que ponía una renta de dos a cero en el marcador y un poco de tranquilidad entre el público local, o eso al menos se comentaba en los corrillos durante el descanso, no sin recordatorios de prudencia por parte de algun@s.

Estaban en lo cierto. Triple cambio en el conjunto santanderino. Salieron a vaciarse las cántabras, con todo, y durante los primeros minutos del segundo tiempo fue un monólogo suyo. En uno de sus múltiples acercamientos al área el árbitro decreta una falta más o menos en la misma posición que la que dio origen al uno a cero. Sería Paula Lavín, lanzadora habitual a balón parado de las santanderinas la encargada de golpear a puerta, cosa que hizo con mucha fuerza pero escasa colocación. El Adidas Errejota volaba hacia Vanesa, que no conseguía contactar de manera correcta con sus puños, quizá por estar tapada o por algún extraño en el recorrido del esférico,  y su despeje sale en una diagonal hacia atrás que acaba en el fondo de las mallas. Tocaba reponerse del golpe y sacudirse los nervios.

Era imposible que el Monte pudiera mantener ese ritmo y si bien seguían dominando, poco a poco se fueron igualando las cosas sobre el campo. Llegaba por alto y en balones a la espalda que solventaba con seguridad la zaga y guardameta teyeras. En ese trabajo estaban cuando en un balón suelto a punto de ser rematado por una ariete montesa aparece Trevi para interponerse, ganar la posición, recibir la patada que iba destinada al balón, y cometer penalti a criterio del colegiado. Un tanto inexplicable visto desde la grada, pero quizá desde su posición concluye que Trevi ha arrollado a la delantera cántabra. Volvía a ser el turno de Paula Lavín, que nuevamente conseguía su objetivo con un potente disparo que se colaba por el centro de la portería. Corría el minuto ochenta de partido.

Igualada en el marcador y nervios que se trasladaban también al Monte, ya con algo que perder, y sin tener muy claro si conformarse con el empate o ir a por la victoria. Mucha tensión y algunos acercamientos sin excesivo peligro hasta un buen disparo que desvía Gema Herranz a corner.

Cruces de dedos, “venga venga” y “por favor, por favor”  en las gradas mientras el esférico vuela hacia el centro del área del Monte. Hay un rechace, el balón queda suelto y desde la distancia se ve un destello rojo y azul que lo envía al fondo de la red. Más tarde sabremos que lleva el 4 a la espalda. Explosión sobre el campo y fuera de él. Épico.

Al Monte solo le quedaba intentar el gol tirando desde medio campo y el orgullo de haber hecho un gran partido. Tendrán que seguir peleando. Para el Gijón F. Femenino, el premio de tener la permanencia al alcance de la mano, podría darse incluso de forma automática a raíz de otros resultados, de ver la recompensa a todo el esfuerzo y trabajo de un año materializado en un instante de esos que ponen los pelos de punta, de los que hacen querer al fútbol.

En el imaginario de los aficionados al Gijón F. Femenino llegados de la integración con el Ciares, seguramente que este será recordado como el gol de Tifi. Imposible no trazar paralelismos. Y es que l@s grandes capitanes siempre aparecen en el momento justo.